Guía de Importación a México

ENTRADA DE MERCANCÍAS

Capítulo 3

3.1 Regímenes aduaneros
3.1.1 Régimen de importación definitiva
3.1.2 Regímenes de importación temporal
3.1.2.1 Para retornar al extranjero en el mismo estado
  3.1.2.2 Para elaboración, transformación o reparación en programas de maquila o de exportación        
3.1.3 Régimen de depósito fiscal
3.1.4 Régimen de tránsito de mercancías
  3.1.5 Régimen de elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado
3.2 Personas autorizadas para promover el despacho aduanero
3.3 Obligaciones de los importadores
3.4 Abandono de mercancías a favor del Fisco Federal
3.5 Medios de introducción de las mercancías
3.6 Ingreso de mercancías por vía postal
3.7 Ingreso de mercancías por mensajería
3.8 Aduanas autorizadas para tramitar el despacho aduanero de determinado tipo de mercancía
3.9 Embargo precautorio

CAPÍTULO 3.

ENTRADA DE MERCANCÍAS

1. Regímenes aduaneros

éxico cuenta con cinco regímenes aduaneros que permiten a los importadores la utilización de aquel que mejor se adecue a sus necesidades:

1. Definitivo de importación

2. Temporales de importación, para retornar en el mismo estado o para elaboración, transformación o reparación en programas de maquila o empresas con programas de exportación (PITEX)

3. Depósito fiscal

4. Tránsito de mercancías, interno o internacional

5. Elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado.

Los agentes aduanales deben señalar en el Pedimento de Importación, (ver anexo II de esta guía), el régimen aduanero que solicitan para las mercancías y manifestarán bajo protesta de decir verdad el cumplimiento de las obligaciones y formalidades inherentes al mismo.

Fundamento: Artículos 90 y 91 de la Ley Aduanera.

      1. Régimen de importación definitiva

        Se considera régimen de importación definitiva la entrada de mercancías de procedencia extranjera para permanecer en el territorio nacional por tiempo ilimitado.

        Quienes importen bajo este régimen están obligados al pago de impuestos al comercio exterior y, en su caso, cuotas compensatorias, así como al cumplimiento de las demás obligaciones en materia de regulaciones y restricciones no arancelarias y de las formalidades para su despacho.

        Fundamento: Artículos 96 al 101 de la Ley Aduanera.

      2. Regímenes de importación temporal

        Las importaciones temporales de mercancías de procedencia extranjera no pagan impuestos al comercio exterior ni cuotas compensatorias, pero si deben cumplir con las demás obligaciones en materia de regulaciones y restricciones no arancelarias y formalidades para el despacho de las mercancías destinadas a este régimen.

        Fundamento: Artículo 104 de la Ley Aduanera.

      3. 3.1.2.1 Para retornar al extranjero en el mismo estado
      4. Se entiende por régimen de importación temporal la entrada al país de mercancías para permanecer en él por tiempo limitado y con una finalidad específica, siempre y cuando retornen al extranjero en el mismo estado y dentro de los plazos que la Ley establece.

        Fundamento: Artículo 106 de la Ley Aduanera.

        3.1.2.2 Para elaboración, transformación o reparación en programas de maquila o de exportación

        Las maquiladoras y las empresas con programas de exportación autorizados por la Secofi pueden efectuar la importación temporal de mercancías para retornar al extranjero después de haberse destinado a un proceso de elaboración, transformación o reparación, así como las mercancías para retornar en el mismo estado, en los términos del programa autorizado, siempre y cuando tributen de acuerdo con lo dispuesto en el Título II de la Ley del Impuesto sobre la Renta y cumplan con los requisitos de control que establezca la SHCP mediante reglas.

        Las mercancías importadas temporalmente por las maquiladoras o empresas Pitex, al amparo de sus respectivos programas, podrán permanecer en el territorio nacional por los plazos autorizados en la Ley Aduanera.

        Fundamento: Artículos 108 al 112 de la Ley Aduanera.

      5. Régimen de depósito fiscal

El régimen de depósito fiscal consiste en el almacenamiento de mercancías de procedencia extranjera o nacional en almacenes generales de depósito que puedan prestar este servicio en los términos de la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito y además sean autorizados para ello, por las autoridades aduaneras. Este régimen se efectúa una vez determinados los impuestos al comercio exterior, así como las cuotas compensatorias.

Este régimen admite posponer la elección del régimen de importación específico y permite a los particulares mantener almacenadas sus mercancías todo el tiempo que así lo consideren, en tanto subsista el contrato de almacenaje y se pague por el servicio. Asimismo, hace posible la comercialización de las mercancías en depósito. Cabe mencionar que existen mercancías que no se pueden destinar a este régimen.

Fundamento: Artículos 119 y 123 de la Ley Aduanera.

3.1.4 Régimen de tránsito de mercancías

El régimen de tránsito consiste en el traslado de mercancías bajo control fiscal, de una aduana nacional a otra.

Hemos de señalar que este régimen reviste dos modalidades:

a) Tránsito interno de mercancías

b) Tránsito internacional de mercancías

Se considera que el tránsito de mercancías es interno cuando se realiza conforme a lo siguiente:

  • La aduana de entrada envía las mercancías de procedencia extranjera a la aduana que se encargará del despacho para su importación.
  • La aduana de despacho envía las mercancías nacionales o nacionalizadas a la aduana de salida para su exportación.
  • La aduana de despacho envía las mercancías importadas temporalmente en programas de maquila o de exportación a la aduana de salida, para su retorno al extranjero.

Se considera que el tránsito de mercancías es internacional cuando se realiza conforme a alguno de los siguientes supuestos:

  • La aduana de entrada envía a la aduana de salida las mercancías de procedencia extranjera que lleguen al territorio nacional con destino al extranjero.
  • Las mercancías nacionales o nacionalizadas se trasladan por territorio extranjero para su reingreso al territorio nacional.

Ambos tránsitos deben promoverse por conducto de agente aduanal, el cual formula el pedimento correspondiente determinando provisionalmente las contribuciones, aplicando la tasa máxima señalada en la Ley del Impuesto General de Importación, la que corresponda tratándose de las demás contribuciones, así como las cuotas compensatorias, debiendo anexar la documentación que acredite el cumplimiento de las regulaciones o restricciones no arancelarias (permisos, normas o autorizaciones), incluyendo el documento en que conste el depósito efectuado para garantizar las contribuciones y cuotas compensatorias que pudieran causarse con motivo de la operación de comercio exterior.

Fundamento: Artículos 124 al 134 de la Ley Aduanera y 167 a 170 de su Reglamento.

3.1.5 Régimen de elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado

El régimen de elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado consiste en la introducción de mercancías extranjeras o nacionales a dichos inmuebles para su elaboración, transformación o reparación, para ser retornadas al extranjero o para ser exportadas en definitiva, respectivamente.

En ningún caso pueden retirarse del recinto fiscalizado aquellas mercancías destinadas a este régimen si no es para retorno al extranjero o para su exportación.

Las autoridades aduaneras pueden autorizar que dentro de los recintos fiscalizados las mercancías en ellos almacenadas puedan ser objeto de elaboración, transformación o reparación.

Las empresas que requieran maquinaria y equipo para realizar la elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado de mercancías extranjeras o nacionales pueden introducirlas al país a través de este mismo régimen.

Fundamento: Artículo 135 de la Ley Aduanera.

    1. Personas autorizadas para promover el despacho aduanero

Los agentes o apoderados aduanales, fungiendo como representantes legales de los importadores y exportadores, una vez recibida la "carta de encomienda" firmada por el importador, son los únicos que pueden llevar a cabo los trámites y todas las actuaciones y notificaciones que se deriven del despacho aduanero de las mercancías.

El agente aduanal es responsable de la veracidad y exactitud de los datos e información suministrados, de la determinación del régimen aduanero de las mercancías y de su correcta clasificación arancelaria, así como del cumplimiento de las demás obligaciones que en materia de regulaciones y restricciones no arancelarias rijan para dichas mercancías, de conformidad con lo previsto por la Ley Aduanera y por las demás leyes y disposiciones aplicables. Aunque existen excluyentes de esta responsabilidad, entre otras cuando la misma derive de la falsedad de los datos o documentos proporcionados por su cliente, siempre y cuando el agente no hubiera podido conocer dicha inexactitud o falsedad al examinar las mercancías, de la veracidad del valor declarado cuando conserve la manifestación de valor y copia del documento en que conste la garantía en materia de precios estimados, cuando la omisión de contribuciones se deba a la aplicación de un arancel preferencial derivado de un tratado de libre comercio, siempre y cuando guarde copia del certificado de origen debidamente documentado, se cerciore que la mercancía esta amparada por el mismo y cumple con las reglas de origen aplicables. Estas excluyentes no aplican cuando el agente utilice un Registro Federal de Causantes (RFC) falso.

El agente aduanal es responsable solidario del pago de los impuestos al comercio exterior y de las demás contribuciones, así como de las cuotas compensatorias que se causan con motivo de la introducción de mercancías al territorio nacional, en cuyo despacho aduanero intervenga personalmente o por conducto de sus mandatarios o empleados autorizados. La responsabilidad solidaria comprende los accesorios, con excepción de las multas.

Como excepción de lo anterior, los particulares podrán promover el despacho aduanero personalmente única y exclusivamente en los siguientes casos:

  • Cuando el valor de las mercancías que importen como pasajeros, excluyendo la franquicia, no exceda del equivalente en moneda nacional a 1000 dólares de los Estados Unidos de América, o su equivalente en otras monedas extranjeras.
  • Tratándose de equipo de cómputo, cuando su valor, sumado al de las demás mercancías, no exceda de 4,000 dólares de los Estados Unidos de América, o su equivalente en otras monedas extranjeras.

Fundamento: Artículos 40, 41, 50 y 53 de la Ley Aduanera y Regla 3.7.2 de la Resolución Miscelánea de Comercio Exterior para 1999.

    1. Obligaciones de los importadores

Quienes importen mercancías están obligados al cumplimiento de las siguientes disposiciones:

  • Llevar un sistema de control de inventarios registrado en contabilidad, que permita distinguir las mercancías nacionales de las extranjeras.
  • Contar con la información, documentación y aquellos medios de prueba necesarios para comprobar el país de origen y de procedencia de las mercancías, para efectos de preferencias arancelarias, marcado de país de origen, aplicación de cuotas compensatorias, cupos y otras medidas que al efecto se establezcan conforme a la Ley de Comercio Exterior y tratados internacionales de los que México sea parte y proporcionarlos a las autoridades aduaneras cuando éstas lo requieran.
  • Entregar al agente o apoderado aduanal que promueva el despacho de las mercancías una manifestación por escrito, y bajo protesta de decir verdad, con los elementos que permitan determinar el valor en aduana de las mercancías.

El importador deberá conservar copia de dicha manifestación, obtener la información, documentación y otros medios de prueba necesarios para comprobar que el valor declarado ha sido determinado de conformidad con las leyes mexicanas y proporcionarlos a las autoridades aduaneras cuando éstas lo requieran.

  • Estar inscritos en el padrón de importadores a cargo de la SHCP, para lo cual deben encontrarse al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, comprobar ante las autoridades aduaneras que se encuentran inscritos en el Registro Federal de Contribuyentes y cumplir con las disposiciones legales que regulan el ingreso y salida de las mercancías.

Fundamento: Artículos 59 de la Ley Aduanera y del 69 al 72de su Reglamento.

    1. Abandono de mercancías a favor del Fisco Federal

Causan abandono en favor del Fisco Federal las mercancías que se encuentran en depósito ante la aduana en los siguientes casos:

  • Expresamente, cuando los interesados así lo manifiesten por escrito.
  • Tácitamente, cuando no sean retiradas dentro de los siguientes plazos: tres días, tratándose de mercancías explosivas, inflamables, contaminantes, radiactivas o corrosivas, así como de mercancías perecederas o de fácil descomposición y de animales vivos; tres meses en exportación, y dos meses en los demás casos.

En este último supuesto los plazos se computan a partir del día siguiente a aquel en el cual las mercancías ingresen al almacén y queden en depósito ante la aduana, salvo que se realice por tráfico marítimo, que se computa a partir del día siguiente a aquel en que termine la descarga del buque, y tratándose de mercancía, equipajes o menajes perteneciente a embajadas o consulados extranjeros u organismos internacionales o a sus funcionarios o empleados, caso en que inicia tres meses después de que haya ingresado a depósito ante la aduana. Transcurrido el plazo, la aduana debe notificar personalmente al interesado, por correo certificado con acuse de recibo o por estrados (en el pizarrón de la aduana) que se ha vencido el plazo de abandono y que cuenta con 15 días para retirar la mercancía, previo cumplimiento de los actos y las formalidades del despacho y, de no hacerlo, pasará a propiedad del Fisco Federal.

Fundamento: Artículos 29 y 30 de la Ley Aduanera.

    1. Medios de introducción de las mercancías

Las mercancías podrán introducirse al territorio nacional o extraerse del mismo mediante los siguientes medios o tráficos:

    • Marítimo
    • Terrestre
    • Aéreo
    • Fluvial
    • Por cualquier otro medio de conducción autorizado
    • Por vía postal

La entrada o la salida de mercancías del territorio nacional, las maniobras de carga, descarga transbordo y almacenamiento de las mismas, el embarque o desembarque de pasajeros y la revisión de sus equipajes debe efectuarse por lugar autorizado, en día y hora hábiles. Quienes efectúen su transporte por cualquier medio están obligados a presentar dichas mercancías ante las autoridades aduaneras, junto con la documentación exigible.

La autoridad aduanera, a petición de parte interesada, podrá autorizar que los servicios del despacho aduanero y servicios conexos sean prestados por el personal aduanero en lugar distinto del autorizado y en día u hora inhábiles. Las aduanas podrán proporcionar los servicios de despacho aduanero en lugar distinto del autorizado, así como días y horas inhábiles, en los casos en que el servicio lo amerite, siempre y cuando existan causas debidamente justificadas para ello.

Fundamento: Artículos 10, 11 y 19 de la Ley Aduanera y 10 de su Reglamento, así como Regla 3.3.1. de la Resolución Miscelánea de Comercio Exterior para 1999.

    1. Ingreso de mercancías por vía postal

      Las mercancías que ingresen a territorio nacional por vía postal, quedan confiadas al Servicio Postal Mexicano (Sepomex) , bajo la vigilancia y control de las autoridades aduaneras.

      Para tales efectos, Sepomex debe abrir los bultos postales procedentes del extranjero en las oficinas postales de cambio a la autoridad aduanera, presentarle a ésta la mercancía, la declaración postal y la documentación anexa, para que la autoridad proceda a su despacho y, en su caso, clasificación arancelaria, valoración y determinación de créditos fiscales. Sepomex debe proporcionar los datos y exhibir la documentación que requiera la autoridad aduanera a efecto de que ésta pueda ejercer sus funciones, para lo cual está autorizado para recabarlos del interesado.

      La autoridad aduanera es la encargada de determinar las contribuciones relativas a la importación por la vía postal y, en su caso, las cuotas compensatorias. aunque el interesado tiene derecho a solicitar que dicha determinación la efectúe él mismo por conducto de agente o apoderado aduanal.

      Ya despachado el bulto postal, Sepomex recibe el pago de los créditos fiscales y demás prestaciones que se causen por la importación y lo remite a la Tesorería de la Federación. Finalmente, entrega la mercancía cuando sean cumplidas las obligaciones en materia de regulaciones y restricciones no arancelarias (permisos o autorizaciones) y cubiertos los créditos fiscales.

      Sepomex es el responsable de dar aviso a la autoridad aduanera de los bultos y envíos postales que contengan mercancía de procedencia extranjera que ingresen al territorio nacional y de los que retornen al remitente y poner a disposición de la autoridad aduanera la mercancía de procedencia extranjera dentro de los diez días siguientes a la fecha en que caigan en rezago. Una vez puestas a disposición de la autoridad aduanera, pasarán a ser propiedad del Fisco Federal.

      Cuando se introduzcan mercancías a territorio nacional cuya importación esté prohibida, Sepomex informará de dicha circunstancia a la autoridad aduanera, para que ésta proceda conforme a las disposiciones legales aplicables.

      Fundamento: Artículos 21 y 82 de la Ley Aduanera y 28 de su Reglamento.

    2. Ingreso de mercancías por mensajería

      Las mercancías pueden ingresar a territorio nacional por Servicio de Mensajería y Paquetería (DHL, UPS, Fedex, entre otras), bajo la vigilancia y control de la autoridad aduanera. Los paquetes que se envíen por empresas de mensajería y paquetería deben llegar amparados con una guía elaborada desde origen por dicha empresa.

      Estas empresas pueden promover la importación de las mercancías por ellas transportadas, siempre y cuando el valor en aduana por consignatario no exceda del equivalente a cinco mil dólares de los Estados Unidos de América, o su equivalente en otras monedas extranjeras.

      Para la determinación de la base del impuesto, los montos señalados en los numerales 8 y 9 del punto 4.6.1, podrán ser disminuidos del valor de las mercancías por despachar.

      Las empresas de mensajería podrán pagar los impuestos al comercio exterior aplicando al valor de las mercancías una tasa global del 50.42% cuando utilicen el pedimento simplificado y asienten el código 9901.00.01, 9901.00.02 o 9901.00.05 en el campo correspondiente a la fracción arancelaria.

      Cuando las mercancías ostenten marcas, etiquetas o leyendas que las identifiquen como originarias de alguno de los países parte de un tratado de libre comercio o se anexe el certificado de origen correspondiente y las mercancías provengan de dicho país, la tasa global será la que corresponda a dicho país, conforme a lo siguiente:

      Estados Unidos de América, Canadá y Chile ............ 18.45%

      Costa Rica .................................................. 19.60%

      Colombia, Venezuela y Bolivia ............................ 20.52%

      Nicaragua ................................................... 25.12%

      Estas tasas son aplicables a todas las mercancías excepto la cerveza, el tabaco labrado, el calzado, la talabartería, la peletería artificial, las prendas y accesorios de vestir y demás artículos textiles confeccionados, que tienen una tasa más alta.

      Asimismo, toda mercancía, en su caso, deberá cumplir con las regulaciones y restricciones no arancelarias, conforme a la fracción arancelaria que corresponda.

      Fundamento: Artículos 172 de la Ley Aduanera y 193 de su Reglamento, así como Reglas 3.7.6 y 3.7.7 de la Resolución Miscelánea de Comercio Exterior para 2000.

    3. Aduanas autorizadas para tramitar el despacho aduanero de determinado tipo de mercancía
    4. La Administración General de Aduanas de México ha instrumentado acciones específicas para controlar el tránsito ilegal de mercancías, la subvaluación y otras actividades fraudulentas. En este sentido, ha señalado las aduanas exclusivas, esto significa que algunos bienes deben ingresar al territorio nacional únicamente por determinadas aduanas, lo cual no afecta los flujos naturales de comercio, (Ver Anexo VI de esta guía).

      Fundamento: Artículo 144, fracción I, de la Ley Aduanera, así como Regla 3.26.1. de la Resolución Miscelánea de Comercio Exterior para 2000, y Anexo 21 de la Resolución Miscelánea de Comercio Exterior para 1999.

    5. Embargo precautorio

Las mercancías pueden ser embargadas precautoriamente, así como los medios en que se transporten en los siguientes casos:

  • Cuando las mercancías se introduzcan a territorio nacional por lugar no autorizado o cuando las mercancías extranjeras en tránsito internacional se desvíen de las rutas fiscales, o en tránsito interno sean transportadas en medio distinto del autorizado.
  • Cuando se trate de mercancías de importación prohibida o sujetas a regulaciones y restricciones no arancelarias (permisos o autorizaciones) o, en su caso, cuando se omita el pago de cuotas compensatorias.
  • Cuando no se acredite, con la documentación aduanera correspondiente, que las mercancías se sometieron a los trámites previstos en la Ley Aduanera para su introducción al territorio nacional o para su internación de la franja o región fronterizas al resto del país, y cuando no se acredite su legal estancia o tenencia, o se trate de vehículos conducidos por personas no autorizadas. En el caso de pasajeros, el embargo precautorio procederá sobre las mercancías no declaradas, así como del medio de transporte, siempre que se trate de vehículo de servicio particular, o si se trata de servicio público, cuando esté destinado a uso exclusivo del pasajero o no preste el servicio normal de ruta.
  • Cuando con motivo del reconocimiento aduanero, del segundo reconocimiento o de la verificación de mercancías en transporte, se detecte mercancía no declarada o excedente en más de un 10% del valor total declarado en la documentación aduanera que ampare las mercancías.
  • Cuando se introduzcan dentro del recinto fiscal vehículos de carga que transporten mercancías de importación sin el pedimento que corresponda para realizar el despacho de las mismas.
  • Cuando el nombre del proveedor o importador señalado en el pedimento o en la factura sea falso o inexistente, el domicilio señalado en dichos documentos no se pueda localizar o la factura sea falsa.
  • Cuando el valor declarado en el pedimento sea inferior en un 50% o más al valor de transacción de mercancías idénticas o similares, salvo que se haya otorgado la garantía correspondiente.

Cabe aclarar que en los dos últimos casos se requiere una orden emitida por el Administrador General para que proceda el embargo precautorio.

Finalmente, se embargan los medios de transporte, sin incluir las mercancías que los mismos transporten, cuando con ellos se ocasionen daños en los recintos fiscales, con el objeto de garantizar el pago de la multa que corresponda.

Fundamento: Artículo 151 de la Ley Aduanera

Copyright | Direct Global Cargo México | Privacy

[XHTML 1.0] [CSS]